lunes, 16 de febrero de 2009

Turó de l'Home

El sábado nos pareció un buen día para acercarnos al Montseny. Teníamos varias ideas en mente, pero al final optamos por hacer el Turó de l'Home, el techo del Montseny (1.706 m.). Existen varias vías para subir. Nosotros optamos por el camino que parte de la Font de Passavets.

Longitud: 5.050 m
Duración: 1 hora y 45 minutos
Dificultad: media (podemos encontrar niebla y nieve en invierno).
Altitud mínima:
1.140 m Altitud máxima: 1.706 m
Desnivel: 506 m


Para llegar, lo más rápido es ir por la autopista AP-7, coger la salida de Sant Celoni y allí desviarnos por la carretera que lleva a Santa Fe de Montseny. Una vez pasadas la ermita y el hotel, a unos 500 metros, encontraremos un parking a la izquierda. Allí podremos dejar el coche e iniciar el itinerario.


Clica para ampliar


La flecha roja indica el punto de partida de la ascensión. Clica para ampliar.

Dejamos a la izquierda la Font de Passavets, donde podemos llenar las cantimploras. El camino inicia al poco una serie de zig-zags para ganar altura. Durante casi todo el día la niebla nos envuelve y le da al bosque de avetos un aire místico y fantasmal... ¡pero no nos íbamos a rendir por eso!


Estamos en "El cor de la boscòria"

Al llegar al Pla del Pou acaban los zig-zags (la verdad es que ya estamos un poco hartos, ya que esta parte es algo monótona) y el día parece que empieza a abrirse. Continuaremos disfrutando de este bosque nevado, ahora con sol.


La niebla empieza a rodearnos otra vez y no lo vemos claro. Suerte que el camino está perfectamente señalizado, hay muchas huellas en la nieve y otros montañeros a los que podemos preguntar si vamos bien.



De hecho, en el Collet dels Rocs Cremats (un conjunto de pizarras negras que no pudimos ver debido a la nieve, claro) estuvimos tan rodeados por la niebla que casi nos perdemos. Suerte que la huella era clara y que durante unos segundos se abrió un claro (se hizo la luz!) que nos permitió ver hacia dónde teníamos que ir.


Como veis, la visibilidad era reducida.


La niebla nos da una tregua y podemos ver el observatorio en la cima del Turó de l'Home

Al llegar al Coll Fregon la visibilidad es tan nula que decidimos terminar aquí nuestra aventura y comernos los bocatas. Ya volveremos en otra ocasión pero... el día vuelve a abrirse justo cuando ya estamos pensando en volver.

¡Mira Eva, el observatorio, la cima!

Seguimos adelante, ¡ya falta poco!

En el Puig Sesolles, el moderno observatorio meteorológico


¡Es hora punta en la cima!

En la cima encontramos el observatorio meteorológico promovido en 1932 por Eduard Fontserè (1870-1970), uno de los principales meteorólogos y sismólogos catalanes.


En la cima, el antiguo observatorio

Y por fin conseguimos hacer cima. Durante unos minutos el día es espléndido: finalmente hemos podido llegar , luce el sol, la gente se tira bolas de nieve... Luego vuelven las nubes y hay que volver...En fin, todo lo bueno se acaba (de momento : ).

El día se abre...


Una buena forma de celebrar San Valentín, ¿no Eva?
Bueno, ¡un saludo a todos y hasta la próxima!

3 comentarios:

Eva dijo...

Dioxx, qué vergüenza!! ;) Podías haber puesto la otra foto de los dos en el cim (la de mi lado bueno...ejem!).
Pues sí, fue un día bonito, la verdad. A ver si pronto hacemos otra incursión montañera!

Un besico.

johns dijo...

Molt xula la excur, l'ultim dia que vaig anar al Montseny quasi moro sepultat i congelat de neu, vaig acabar malament, i l'ultim cop que vaic pujar la cim del Turó farà aviat 26 anys, o sigui que ja toca, però a l'estiu o tardor, passo de la neu.

I a la masia de dalt hi tenien una gata de 12 anys, no crec que ara en tingui 38 oi?

Felicitats pel numero de visites

Joanklu

Elena dijo...

Miralos ellos qué bonicos. Les da el tabardillo y ala! a escapar de la ciudad. Claro que sí.