lunes, 15 de septiembre de 2008

Hay que tenerla en Cuenca

Ya lo dijeron los genios de Martes y 13... esta provincia esconde muchos tesoros y para descubrirlos, nada mejor que dedicarle unos días. Mi Eva y yo nos decidimos este puente. La idea era escapar del mundanal ruido y conocer la Serranía de Cuenca (y 2). Los pueblos, los paisajes, la flora, la fauna, la gastronomía... ¿Por qué no? No está tan lejos y si buscas ambientes tranquilos en medio de la naturaleza, éste es un buen sitio.


Clica para ampliar

Salimos de Barcelona el miércoles 10 a eso de las 17:30. Bueno, salir, salir, salimos de Barcelona una hora después, cuando el apacible tráfico urbano nos condujo gentilmente a la autopista, dirección Valencia. Una vez en la vía rápida, llegamos sin sobresaltos a Alcalá de la Selva, provincia de Teruel, donde íbamos a hacer noche. A la mañana siguiente comenzaba propiamente nuestra aventura: A la Serranía por Comarcales. Más de 500 km por carreteruchas libres de peajes y de prisas, atravesando puentes y pueblecicos, saludando a los abueletes, oyendo a las cigarras, bebiendo de cantimplora... ¡capriche de dieux!


Mora de Rubielos, no muy lejos de Rubielos de Mora


Unas verduleras en Mora

La primera parada importante es Albarracín, uno de los pueblos más bonitos de España (por lo que mis humildes ojos han visto). Dimos un buen paseo, compramos un queso, hablamos de la existencia de Teruel con una señora del pueblo, comimos mal, todo hay que decirlo y continuamos alegres y eructantes nuestra ruta.


El nombre es árabe, pero ep, las murallas son cristianas


De éste graderío no sé si me fío


Rincón de rincones


Murallacas

Siguiente parada: el nacimiento del Tajo. Nos pasamos más de 4 km buscando agua, una fuente, un charco... algo que delatara que aquí nace el Río de la Península hasta que, volviendo atrás caímos en la cuenta de que en el nacimiento ya no había agua, sólo un caño, testigo seco de nuestra desilusión.


Un Timo-ty Dalton

El nacimiento del río Cuervo, en cambio, sí que hace honor a su fama y sí que tiene agua. El entorno es un paisaje verde, fresco, bonico, gratis... muy recomendable. ¡Ya estamos en la Serranííííía!


Hay cantidad de especies vegetales, animales y minerales


Éste es el recorrido que hicimos por la Serranía

Los siguientes tres días nos alojamos en el Llano de los Conejos, una serie de cabañas de estilo nórrrrdico estratégicamente dispuestas entre los pinos, cerca de Cañamares, un pueblo rústico con tres bares, dos supermercados y una "casa de citas".


La arquitectura serrana es recia


Por algo pasa por aquí la "Ruta del Mimbre"


Bonita escena Cañamarense

Al día siguiente nos dirigimos hacia el Real Balneario de Solán de Cabras, un sitio muy bonito cerca del cual hay un monstruo embotellador de donde salen ruidos, humos y botellas de agua.


El balneario está en un lugar idílico, rodeado de agua y vegetación


De aquí sale agua a go go

Se nos ha hecho un poco tarde, pero iniciamos una excursión que parte de la Fuente de los Tilos y discurre por la Hoz de Beteta, claro ejemplo de erosión cárstica, hacia el mirador. Por el camino, tilos (sí, el árbol del que se obtiene la tila) y buitres serán los protagonistas.


El camino va pegado a una de las paredes de la Hoz


Vista desde el mirador de Beteta


Donde las paredes de la Hoz se estrechan y los buitres acechan


Una buitrera en la pared. Aquí los animalicos descansan y hacen de lo suyo


Otro inquilino de la Hoz


Ni os cuento lo que me costó conseguir esta foto

Continuará...

1 comentario:

Eva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.