martes, 3 de marzo de 2009

Vall Ferrera II (En Busca del Pueblo Perdido)

Pues sí, Eva y un servidor somos dos de esas personas a quienes la historia de Tor y la Montaña Maldita les ha calado. Hace un par de años intentamos llegar al pueblo desde Andorra por el Port de Cabús. Pero lo que intentaba ser una aventurilla pronto se convirtió en un infierno para nuestro coche, debido al estado de la pista.

Dos años y pico después aún no nos hemos dado por vencidos. Aprovechamos una escapadita a la Vall Ferrera para intentarlo de nuevo. ¿Lo conseguiremos? No parece fácil, porque la pista que parte de Alins está intransitable por la nieve a partir de Norís. No quedará más remedio que llegar a pie.

Un camino sobre el abismo por tierras de contrabando

El sendero que seguiremos era la única vía de comunicación que unía Tor con Alins antes de que se construyese la pista en los años 40 y, por su situación, era muy frecuentada por los contrabandistas.

El sendero, marcado en rojo. Nosotros lo comenzamos en Norís

Acceso con vehiculo: Desde Llavorsí, en la C-13, conducimos por la carretera local L-504 hasta que se bifurca. Entonces tomamos la L-510 hasta Alins. Un kilómetro después de pasar Alins, en dirección a Àreu, a mano derecha, encontraremos la señal de inicio del itinerario. En ese punto podremos aparcar el vehiculo. Nosotros nos ahorramos la primera parte e iniciamos el recorrido en Norís, último pueblo al que puede llegarse por carretera.

Recorrido: Alins - Norís - Tor
Duración: 4 horas
Desnivel: 550 m
Distancia: 8 Km

AVISO:
No se trata de un paseo. El camino tiene pasos muy estrechos y aéreos y puede presentar nieve. En algún paso complicado hay cables para mayor seguridad. Hay que extremar las precauciones, sobre todo en invierno.

Pasamos la noche en Can Xicot, Alins, (un sitio sencillo con buenos precios y el trato amable de la Conxita y el Sebastià) y lo primero que vemos por la mañana al levantarnos es el pico del Monteixo. Cogemos el coche y llegamos por pista asfaltada hasta Norís, donde dejamos el coche. Ahora toca buscar el camino, marcado con círculos amarillos.


El Monteixo tiene 2.910 metros y un perfil muy chulo


En Norís hay dos habitantes. A la vuelta saludamos a uno de ellos

El camino empieza al otro lado del río, pasa por detrás del pueblo y empieza a subir hasta el Cap de Costa, tras superar unos 350 metros de desnivel. Es la parte más dura del recorrido.


En amarillo, el recorrido aproximado del camino


Empinadillo, ¿eh?


Eva en la brecha que se abre en el Cap de Costa. Ahora descenderemos por la parte más divertida y aérea del camino

Una vez pasado el Cap de Costa empieza el tramo más emocionante y divertido, siempre que se vaya con cuidado.


La nieve y el desnivel no nos lo ponen fácil


¡Parezco el Flipy!


En algunos momentos, el sendero no es más que el espacio justo para poner el pie


Esto es caminar sobre el abismo

Finalmente el sendero confluye con la pista a la altura de la Borda del Campo. Seguiremos por este camino, más cómodo (pero más aburrido) durante un kilómetro, más o menos. Luego volveremos a separarnos de la pista y a seguir el sendero. La nieve se hará omnipresente.

Casa en la Borda del Campo, claro ejemplo de "arquitectura" de montaña


Al fondo la pista. Volvemos a internarnos en el bosque y, poco a poco, ganar altura


En casi todo el camino encontramos huella abierta


El sendero vuelve a ganar altura. Allí abajo, la pista

Ya nos vamos acercando...



Continuará...

2 comentarios:

Eva dijo...

Qué chulo! Qué bien lo pasamos! Me ha encantado el post.

Besitos!

Elena dijo...

Síp, es muy chulo y el vídeo del final así un poco en stop motion también. Petons