martes, 10 de marzo de 2009

Travesía por el Garraf (Sitges - Castelldefels)

Al que le gusten las "excursioncitas", los "paseítos" o las "vueltecillas por la montaña" que no siga leyendo este post. Aquí se va explicar lo que es una auténtica CAMINATA. De las de pegarse el madrugón, darse una panzada de kilómetros, llegar a casa rebentado y tener agujetas durante dos días...de las que valen la pena, vamos.

Sitges - Castelldefels

El primer tramo de la ruta nos permitirá conocer los humanizados y sorprendentes paisajes de las masías del Garraf para adentrarnos después en la parte más árida y salvaje del macizo en una ascensión suave pero prolongada hasta el Pla de Querol. A partir de aquí iniciaremos un paulatino descenso hasta llegar a Castelldefels.


Nuestra ruta, en amarillo. Clica para ampliar

Inicio de la excursión:
Desde la Estación de Sitges, salimos por la Avinguda de les Flors, giramos a la derecha por el Carrer del Sol, que más adelante pasa a llamarse Camí de la Fita. Seguimos siempre esta dirección hacia el norte, pasaremos primero por un tunel bajo la autopista y después atravesaremos un polígono industrial hasta coger el GR-5.

Recorrido: Sitges - Castelldefels
Duración: 7 horas
Desnivel: 400 m
Distancia: 21 Km

Salimos a las 7:30 de la estación de Sitges y nos dirigimos hacia el norte, "a la montaña", para coger el GR-5. Todavía vamos algo dormidos, pero hace un día inmejorable y tenemos muchas ganar de caminar. Os presento a los integrantes de esta expedición: son Raimundo y María (mis padres), Carlos y Lumi (mis suegros), Eva (mi novia), Francesc (un amigo de Carlos) y un servidor.




Desde el pricipio el pelotón se estira y la juventud quedamos rezagados ¡para flipar!


Dejamos Sitges a nuestra espalda. Las vista hacia el mar son muy chulas: ¡en días claros como hoy se ve Mallorca!

Después de ascender un trecho llegamos a un cruce. Dejamos el GR-5 y cogemos el camino de la derecha hasta llegar a Can Maiol, donde hacemos el primer alto en el camino.


Parada ténica y posado para la foto

El Parque del Garraf es un espacio en contacto con el mar, con abundancia de aguas subterráneas. Es el macizo de origen kárstico más interesantes de Cataluña, muy seco en la superficie pero rico en aguas subterráneas y con preciosos rincones formados la erosión. En esta primera parte pasaremos por bosques de pinos y encinas y, a medida que ascendamos, las arboledas dejarán paso al matorral compuesto por maquia de lentisco, coscoja y palmito.


Los líderes de la expedición y al fondo el relieve suave y ondulado característico del Garraf

Al llegar a Can Planes torcemos por el camino de la izquierda bordeando los campos de viña. Podríamos seguir el camino principal, pero los abuelos de Carlos nacieron en una de estas masías del Garraf, así que conoce todos los atajos. Seguimos por este sendero hasta llegar a la carretera que une Castelldefels con la Plana Novella. Atravesamos la carretera y nos dirigimos a Vallgrassa.


El trío la la la de las chicas bordeando los verdes prados


El paisaje es propio de la Toscana. Quién lo diría...


A menudo paramos para comentar las jugadas. En esta ocasión mi padre ha oído un jabalí. Mientras, yo les estoy "cazando" con la cámara

Por todo el parque hay gran cantidad de barracas de viña o de piedra. Datan desde finales del siglo XVIII hasta principio del XX y eran utilizadas como refugio y caseta de herramientas por los agricultores. También servían de cobijo a los pastores.







Llegamos a la masia de Vallgrassa, dentro del término municipal de Begues. Actualmente acoge el Centro Experimental de las Artes pero en su tiempo había sido una masía vitivinícola y ganadera. Ahora seguimos por el GR-92-4 que recorre el Fondo o Valle de Vallgrassa (una pedrera infame que nos castiga un poco las patillas) hasta el Pla de Querol.


La Masia de Vallgrassa tuvo que ser una casa gran


A juzgar por la erosión en las rocas, por aquí tuvo que pasar una corriente de agua. En la foto vemos una bonita formación karstica


Más karst


Una dura subidilla antes de llegar al Pla de Querol

Atravesamos el Pla de Querol, una zona llana plagada de avencs, y seguimos por un tramo del GR-92 (si continuáramos llegaríamos al castillo de Bruguers). Al llegar a la bifurcación al pie de la Morella (a la izquierda continua el GR-92) nosotros seguimos recto. Ya "sólo" quedan 5 km hasta Cal Ganxo y Castelldefels, pero las vistas compensan con creces el dolor de nuestras piernas.

Esa bola que se ve en lo alto y casi desde cualquier punto del Baix Llobregat es un repetidor de TV. El pico de la Morella está al lado (no se ve en la foto)


Allá a lo lejos Castelldefels


La flecha negra indica el Castillo de L'Eramprunyà y la blanca la ermita de San Ramón


Bueno, ya casi estamos


Eso es todo amigos!!!!

1 comentario:

Eva dijo...

Discrepo de tu crónica: ni las vistas ni el camino compensan! Le doy un suspenso a esta excursión, menudo rompepiernas! (y qué mal salgo en las fotos, joer!).

Un besico!